jueves, 15 de junio de 2017

No soy una persona graciosa


No soy una persona graciosa. No soy una mañana de domingo o un atardecer de un viernes. Soy un martes a las 2 de la madrugada, una ventana rota en febrero. Mis huesos se agrietan cada noche y me caigo elegantemente con un ruido sordo disculpándome por mi torpe tristeza. A veces creo que no pertenezco a la gente, que pertenezco a todos los 29 de febrero que no sucedieron. La manera en que la luz y la oscuridad se mezclan bajo mi piel se ha convertido en una tormenta. No ves el relámpago, pero oyes el trueno y su eco.

Anna Peters

Fot. Judith in den Bosch