miércoles, 21 de junio de 2017

Me das un no por respuesta


Me das un no por respuesta.
La pregunta ocupa 
una minúscula sección bajo la raya.
La raya la alzan,
pestañas de ojos febriles,
la glotona línea de tus labios,
el palpitar de tus senos insultantes.
La raya la confirman,
tus manos, piedras aceradas,
tu cintura, constreñida en cuero,
tus piernas, firmemente plantadas.
Pero, mira, en el polvo,
tus delicados pies de hada,
sus veinte dedos, trazan un sí,
un sí que borra,
borra la raya
y llaman al animal
que me habita y te ha olido.