lunes, 20 de junio de 2016

La transferencia


La formulación de la transferencia, según Lacan


Imagen de la actriz Sandrine Bonnaire en el film "Intimate Strangers", traducido aquí como "Confidencias muy íntimas", en la que su personaje (Anna) acude a un psicoanalista en París. Llama a la puerta, entra, se sienta y empieza a hablar de sus problemas matrimoniales. El hombre escucha, habla poco y se abstiene de confesarle que se ha equivocado de puerta y que él, de hecho, es un contable.
Ella descubre más tarde que él (William) no es en realidad el psicoanalista, sino que el auténtico reside en la puerta de al lado. Pero a la semana siguiente, vuelve a visitar a William. Le guste o no, William es su analista ya que, involuntariamente, ha ocupado la posición simbólica del analista ante su discurso y entre ambos ha emergido la transferencia, basada en la ilusión, la ficción o el deseo de Anna cuando entró, se sentó y empezó a hablar.


Otto A Totland, Pinô