lunes, 11 de abril de 2016

Cuidado


Cuídate de las personas que ya no tienen miedo.

Cuídate de esos, los que ya no temen,
los que ya no tiemblan ante nada.

Cuídate de los que han visto a la tristeza cara a cara
y, de haber podido, habrían brindado con ella,
de haberles, la muy maldita, al menos regalado una botella.

Cuídate de los que lo han perdido todo.

Cuídate de los que ya han perdido la fe,
las esperanzas, sus sueños
e incluso a sí mismos.

Cuídate de esas bestias que andan por la vida sin nada,
mas que sintiéndose lo único que son:
invencibles.

Título pendiente