sábado, 16 de enero de 2016

Vértigo



Yo degustaba una copa de vino.
Él pidió un poco de crema de whisky.
Estaba a mis espaldas. Ni siquiera me veía. Pero yo sí. Se veía muy apuesto con esa gabardina negra.
O quizá eran mis ganas de follarme al primer tipo que me encontrara para sentir algo. Distraerme de la depresión en la que me encontraba, el agujero negro al que muchos considerarían la mera existencia.
Me enamoraba unas cuatro o cinco veces al día.
Pero no hacía ni cinco dólares al día.
Me encontraba en la miseria. En la miseria y, además, con el suficiente sentido del humor como para pensar en enamorarme.

Título pendiente

Fot. Kalliope Amorphous



Mús. Eminem
Without Me